Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía exige al Ministerio de Hacienda una reducción de módulos más ambiciosa y realista para el campo, en la que no se obvien los cultivos de secano y los hortícolas almerienses, para compensar las pérdidas causadas por el incremento de costes de producción, la sequía y otras inclemencias meteorológicas. Asimismo, reclama una mayor rebaja asociada a los rendimientos netos.

Así lo ha trasladado, después de analizar la Orden HFP/413/2022, de 10 de mayo, por la que se reducen para el periodo impositivo 2021 los índices de rendimiento neto y se modifican los índices correctores por piensos adquiridos a terceros y por cultivos en tierras de regadío que utilicen, a tal efecto, energía eléctrica aplicables en el método de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para las actividades agrícolas y ganaderas afectadas por diversas circunstancias excepcionales, publicada hoy en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

2021 ha sido un año de baja rentabilidad de las explotaciones por la escalada de los costes de producción iniciada a mediados de ejercicio. El precio de las materias primas para alimentación animal repuntó entre un 15% y un 30% (según la cabaña), la electricidad se multiplicó más de un 240% y el gasoil ascendió por encima del 15%. Asimismo, los costes salariales incrementaron 1,5%. A todo ello hay que sumar que los precios en origen se mantuvieron estables, muestra de ello es que la renta agraria de 2021 apenas incrementó un 0,1% respecto a 2020.

Por otro lado, no se puede obviar el efecto de los temporales de inicio de año y de la sequía persistente en los balances de cuenta finales de las explotaciones. La borrasca Filomena asoló gran parte de los hortícolas de Andalucía oriental y provocó grandes heladas que mermaron prácticamente todas las producciones. Por otro lado, la falta de precipitaciones y la consecuente situación de sequía está generando grandes desequilibrios en la mayoría de cultivos, independientemente de si son de secano o de regadío, y sobre todo se está traduciendo en un incremento de los costes de producción en las explotaciones ganaderas, por el aporte extra de alimentación que debe suministrar a los animales para garantizar su bienestar.

Por todo ello, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía califica de insuficiente y poco realista la reducción del 20% en el rendimiento neto aprobada para el sector agrario. En este sentido, solicita que se atiendan los informes elaborados por la Consejería de Agricultura, con apoyo del sector, y se modifique la rebaja hasta el 50%, con el objeto de paliar los efectos de la sequía y el incremento de los precios de las materias primas, el combustible, la electricidad y el coste de la mano de obra soportados por todas las producciones.

Asimismo, la federación reclama una corrección urgente de la Orden publicada en la que, primero, no se excluyan de la rebaja fiscal los cultivos de secano, igualmente afectados por el repunte de los costes de producción y las inclemencias meteorológicas. Segundo, se recoja una reducción del índice del 100% para todos los sectores ganaderos: para la apicultura, el ovino-caprino y el vacuno de carne por los efectos de la sequía y para el vacuno de leche por el incremento de los costes de producción y la pérdida de rentabilidad. Tercero, se incorporen los hortícolas de Almería a los cultivos sujetos a la reducción de módulos, por ser una de las producciones más afectadas por el temporal Filomena.